Se aceptan cohechos impropios, especias y metálico

viernes, 6 de julio de 2007

Teorías de la conspiración: MATRIX

Teorías de la conspiración:
MATRIX.


Los humanos tenemos miedos que se desarrollan en sana paranoia natural. Son mecanismos de defensa ante el medio. Una parte evolutiva de nuestra adaptación al medio es la búsqueda de patrones en él. Gracias a esto reconocemos peligros y nos defendemos como individuos y como especie. Buscamos patrones como forma de dar sentido a la realidad, al extraño, caótico y complicado mundo que nos rodea. La propensión al reconocimiento de patrones, su exceso, es lo que conocemos como el problema psicológico de “teorías conspirativas”, y últimamente, bajo el neologismo de “conspiranoia”.

Las teorías conspirativas exigen una visión simplista del mundo; todas las personas se dividen en tres grupos:
1.- Conspiradores. Malos y poderosos. Su poder, maldad y ambición no conoce límites. Pero al mismo tiempo se les atribuye una estupidez increíble, pues, evidentemente, algunos han destapado su conspiración. Estos son:
2.- Creyentes. Un pequeño grupo de idealistas bondadosos, de defensores de la libertad que salvan al mundo del gran poder y corrupción que lo dominan.
3.- Engañados. Son buenos pero están engañados. Se les ayudará aunque no quieran

Este esquema social requeriría la cooperación de cientos, miles de personas (judeo-masónica). Temporalmente su acción debería desarrollarse durante grandes períodos, años, décadas, incluso siglos, saltando a veces de unas generaciones a otras (Código da Vinci). Espacialmente deberían repartirse a lo largo de grandes territorios, muchas instituciones y distintos gobiernos, llegando a abarcar países distintos para llegar al ideal conspirativo que se plasma en la gran conspiración mundial (Hombres de negro).

¿Cómo serían capaces los conspiradores de mantener ese absoluto control y de mantener el secreto? ¿Cómo evitan filtraciones? ¿No involucrarían necesariamente a otros gobiernos?:
La única posibilidad en los procesos mentales de un conspiranoico (por usar ese término), consiste en conceder cada vez más y mayor poder a los conspiradores, hasta alcanzar obligatoriamente ese “ideal conspirativo” que reexplica la realidad creyendo que los conspiradores controlan todo el mundo (MATRIX).

Las teorías conspiratorias son intrínsecamente sectarias. Evolucionan rápidamente hacia un sistema cerrado de creencias. ¿Por qué no hay pruebas? Porque la conspiración las oculta. ¿Por qué sí hay pruebas? Por que los conspiradores dejaron pruebas falsas. ¿Por qué hay pruebas que demuestran que la conspiración es falsa? Porque los conspiradores, en su absoluto poder, pusieron esas pruebas para despistarnos. ¿Cómo lo sabemos? Porque se les pasaron detalles que hemos descubierto... Pero: ¿No eran tan poderosos? Y la sardina se muerde la cola...

Es decir: las teorías de la conspiración son una cuestión de fe. No hay ninguna prueba, de ningún tipo o cantidad, que pueda convencer de su error a un conspiranoico (un convencido de las conspiraciones). Su fe se encuentra instalada al margen de la realidad.

La solución pues, no será de orden teórico; no hay ninguna vía para la discusión racional cuando uno de los participantes cree en la gran conspiración. La única solución es interior, psicológica y personal. La discusión abierta sobre teorías conspirativas carece de sentido, porque estamos hablando de mecanismos primarios de la psique, de un mecanismo de defensa.
Salir de una creencia conspirativa es un proceso mental que nada tiene que ver con el problema exterior que parece abordar cada distinta conspiranoia. Tiene mucha mayor relación con la desprogramación personal que con la lógica.
Consiste en salir de MATRIX. Aunque haga frío.
______________________________________________________
He hecho un esquema para mayor claridad:
1.- Una parte de nuestra adaptación evolutiva al medio es la búsqueda de patrones.
2.- La propensión al reconocimiento de patrones, su exceso, es el problema Psicológico de las “teorías conspirativas”.

3.- Visión simplista del mundo; las personas se dividen en tres grupos:
3-1.- Conspiradores.
3-2.- Los creyentes. Pequeño grupo de idealistas bondadosos, defensores de la libertad, salvadores.
3-3.- Los engañados. Buenos pero...

4.- Esquema social:
4-1.- Cooperación de miles de personas.
4-2.- Grandes períodos, años, décadas, incluso siglos.
4-3.- Espacialmente grandes territorios, instituciones, gobiernos y países distintos.
4-4.- Ideal conspirativo: gran conspiración mundial.

5.- Evolucionan hacia un sistema cerrado de creencias. Son intrínsecamente sectarias.
6.- Cuestión de fe. Instalados al margen de la realidad.
6-1.- No hay ninguna prueba que pueda convencer de su error a un conspiranoico.
6-2.- No hay ninguna vía para la discusión racional.
6-3.- La discusión abierta sobre teorías conspirativas carece de sentido.
6-4.- La solución es interior, psicológica y personal.

A este análisis me sugiere un amigo añadir la siguiente categoría:
6-5.- "Entre la ficción y la mentira, el papel del conspiranoico".
Según él, todos los conspiranoicos mienten, sin excepción, entendiendo por mentir declarar algo que se cree o sospecha que no es cierto, intentando que el oyente le crea.

Pero, así formulado, no puedo aceptarlo.
Primero porque me resulta muy difícil creer en que alguien practique la mentira sistemática, pero además, si generalizamos en un grupo, porque lo veo imposible.
__________________________________________________
Los Testigos de Jehová.
Los Testigos de Jehová y otros adventistas llevan anunciadas más de 20 fechas fallidas como el "fin del mundo" inminente (1843, 21 marzo 1984, 18 abril 84, 1849, 1854, 1873, 22 octubre 1874, , 16 mayo 1875, 14 noviembre 1875, 1878, 1881, 1914, 1918... y lo que te rondaré, morena). ¿Mienten? No sus miembros, que son los conspiranoicos convencidos de una "conspiración mundial religiosa" (los "creyentes"), pero casi con seguridad sí lo hacen la mayoría de sus líderes.
El mismo fundador de los Testigos, el masón auto-nombrado "pastor" Charles Taze Russell, fue juzgado -y condenado- muchas veces por fraude, y ese fue su único medio de vida: el engaño. Estos últimos, timadores profesionales como los anunciadores de apocalipsis, no entran por tanto en la categoría descrita como "exceso de una respuesta psicológica natural".
Estaría hablando (en el caso del 11M, pues a eso se refería mi amigo) de Luis del Pino, Pedrojota y posiblemente algunos seguidores fanatizados, pero no de las bases, que actúan genuínamente de buena fe.
No todos lo gurús engañan. Tenemos el caso de los Davidianos de Wako, donde su líder David Koersch estaba completamente enloquecido por sus creencias apocalípticas, pero ese tema queda más allá de lo que pretende esta reflexión.

El caso de los creadores de fraudes no entraría en lo que he descrito. Decir lo contrario de lo que se piensa con la intención de engañar no es parte de lo que llamamos "creyentes".
El mismo amigo aclara que esa es su teoría, y ahí es un poco -a su vez- conspiranoico. Esa es la respuesta:
Efectivamente, todos tendemos a ver patrones en nuestro medio.
Quizás uno de los mejores ejemplos de conspiranoia sea aquel que involucra al gobierno USA con los avistamientos OVNI: ¿Nos esconden un supuesto contacto extraterrestre desde el incidente de Roswell? ¿Cuántos testigos, conspiradores, agencias, gobiernos, países deberían estar involucrados en todo el mundo y a lo largo de medio siglo?

Ser conspiranoico es algo que compartimos todos en mayor o menor medida. Como las neuras o la paranoia. Es un instinto, como para un macho copular con cualquier hembra, y lo reprimimos con eso otro llamado educación, humanidad, o civilización.
Nadie se salva de las "teorías de la conspiración", pero debemos aplicar el raciocinio.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

buenas mi nombre es Maximiliano tengo 22 años estudio en la uba ciencias politicas y soy de bs as argentina.
la verdad q este tema me genera muchas interrogantes y posiblemente usted pueda contestar mis inquietidues.
al principio pense q estaba frente a la reveladora realidad pero luego pense q no llegue hasta aca confiando en lo q me dicen.
la verdad q tengo muchos baches en mi esquema por eso voy a tratar de ser lo mas claro posible. por sierto debo pedir de ante mano disculpas por mi "genocidio ortografico" jaja nunca fui un amante de la ortografia y por mas q sea joven no me genera curiosidad incorporar las "leyes" de ortografia(al margen)
en fin. hace tiempo q noto una tendencia con esta clase de "documentos reveladores de la verdad" hagamos una linea de tiempo muy burda y sin irnos muy lejos. matrix un film revelador sobre el dominio mundial... como se oculta la verdad y lo interiorizados q estamos en la retroalimentacion de el sistema, luego la saga de fimls ""Y tu q sabes 1 y2.. creo q hasta 3 " dandole un giro a la persepccion de la realidad y d la verdad (ambos films estan sujetos primero a un planteo cientifico sobre el universo "fisica cuantica"y a su desprendimiento social "la filosofia cuantica") estos atentan contra el sistema actual, denotan su crisis y como atravez de la opreccion, corrupccion(en el mejor de los casos) y expropiacion, esclabitud (en el peor ) generan , en manos de unos pocos (sectores vinculados a la acienda fiscal y monetaria)el orden mundial. y vaticinian un hera aun peor(hay otros films como el de 11s y el atentado de londres y zeitgeist, este un poco mas ideologico y anti-teologico,q siguen la misma tematica) tambien tengamosen cuenta la literatura conspirativa(el bum conspirativo fue el asecinato de JFK) sobre los templarios (sociedades secretas en el sxx del cual pareciera q walter graziano "genero" su teoria en los libros nadie vio a matrix y hitler gano) tambien tengamos en considerar anteriormente el cuestionamiento que se le hizo a la religion judeo-cristiana con el codigo da vinchi y la puesta en ecena(nuevamente) de los templarios de Sion (judios) y la franmasoneria (cristianos) (conjeturas persoanels ambas) y otras tantas cosas q se me pasaron por alto y sin seguir un buen correlato. Por lo antedicho ,persivo, q en estos ultimos tiempos se genero esta tendencia sobre la verdad, lo revelado, el engaño perpetuo, lo cual considero real y se denota en este sistema y no me soprende q asi sea, pero repito no llegue hasta aca esperando q la verdad me llegue en mi nuevo dvd adquirido con descuento y abonado con mi tarjeta de devito. lo q me inquieta mas q la "revelacion" es su motivo y el suponer que alguien q obstenta el poder mundial y hasta el dia de hoy se situa en la cuspide del poder sea tan estupido como para dejarse en evidencia ante un grupo de multimillonarios como Jimmy Walter (y nadie gasta 2 millones por una revelaccion sin mesias, y nadie es mesias por la cruz ni por los oprimidos ) como gneero esa riqueza? es lo primero q se me vino a la mente al escuchar su particualr historia (esta es laparte en la q soy mas belborragico , por ende menos esacto y mas insensible a la ortografia) Dawid Ray Grifin Morgan Reynolds integrantes de "cientificos por la verdad" y aca instantaniamente me surge la pregunta .. q clase de sociedad es esta? q tan desvinculada esta de la q se anteponen? es una interna de lobby sobre en nuevo orden? como el actual regimen permite q esto llegue a la popularidad q esta llegando? entonces... q tan serca estamos de la verdad (y con lo q dudo de su existencia)o cuan lejos estamos de la verdad? como se multiplicna por todo el mundo esta tnedencia como si fuese una conspiraccion?.. o una contra conspiraccion? y todo surge tan naturalmente (como antes, como csiempre) de una logica promiscua como lo es la de la humanidad en toda su historia ( las justificacciones de las guerras y genocidios principalmente el de europa sobre america, lo cual genero el comienzo de todo esto a los niveles sin escrupulos q hoy vemos )como el 9/11. todo esto no sera el gran 9/11 de la humanidad la puesta en eccena para justificar un cambio donde ya las evidenccias de la crisis del sistemason evidentes para todos ( o por lo menos eso es lo q nos dicen de a poco no valla a ser cosa q se arme una revoluccion) pero para cuando ya es evidente para todos ,como de costumbre, ya es tarde ... entonces es un labado de cara pro sistema , cuando se dieron cuenta q hay q empezar de nuvo para q la perpetuidad de el poder siga en sus manos, una auto conspiraccion? es una interna en las cupulas de el poder y se estan desgarrando entre ellos? o realmente llegamos a el despertar de una nueva hera de la verdad y su revelacion ? estamos lejos de la realidad pero seguimos cambiando de verdades ? la nueva dicotomia comunismo capitalismo?
estas son las primeras cosas q se me viene a la mente.. tla vez sea un mero paranoico fabulador de la conspiraccion de la conspiraccion de la conspiraccion, pero me cuesta creer en las revelacciones espontaneas y mas de las tendencias. un completo incredulo( no llegue hasta aca creyendo todo lo q me dicen)pero creo q si vamos por un cambio y por una nueva hera de comprecion de la realidad que sea totalemnte contraria a la anterior o por lo menos diferente (JE!) no impuesta,sino comprendida. con los niveles de manipulaccion a los cuales nos sometemos creo q es prudente generar todas las interogantes pertinentes (y talvez las no pertinentes tmb) para desasernos de la verdad q no es mas q una distorcion ambigua de la realidad y caer plenamente en conciencia del ser como individuo y en su totalidad como sociedad.
muchas gracias por todo. espero su respuesta.quemiras_7@hotmail.com

José Donís dijo...

Hola Maximiliano:
Ufff... ¡Esa ortografía sí es una conspiración! ;)

No creo que exista la filosofía cuántica. Matrix, además de interesante, es también la película culto entre algunas sectas totalitarias, pseudonazis… La Cienciología, por ejemplo. Igual que el pretendido Priorato de Sión, que no es más que un grupillo ultranazi que reivindica la restauración monárquica absolutista en Francia. Todas esas tendencias toman la supuesta "filosofia cuantica" como les conviene.

Aclaremos: "la filosofia cuantica" es lo que también se llama “misticismo cuántico” o sea... ¿Nada? Lo único que relaciono con el tema es la llamada holorealidad, una visión reciente -basada en la física cuántica- de lo exterior como reflejo del observador, pero eso mismo existe desde Heráclito o Buda hace ya 2.500 años. Según el griego "Nadie se baña dos veces en el mismo río." "Es necesaria la necesidad de la realidad.", Y "Muerte es todo lo que vemos despiertos; sueño lo que vemos dormidos." Esto, tan rimbombante, es aprovechado por algunos para establecer paraciencias, y hay que estar atentos a algunas falsedades.
Pensar que nuestra época es distinta de cualquier otra es un desatino. Ese Nuevo Orden Mundial –supuestamente novedoso- sería el mismo que contemplaron los hispanos cuando Roma echó a los cartagineses, el de los romanos ante la caída de Occidente (falacia que combatió San Agustín en La Ciudad de Dios), el de la avalancha musulmana del s.VIII o la restauración carolingia… ¿No pensarían lo mismo en la Revolución Francesa? ¿Y qué pensaron cuando los revolucionarios terminaban con un emperador coronado por el Papa? ¿Qué se creía durante la revolución soviética?

Alan Sokal y J. Bricmont las llaman “imposturas intelectuales” del postmodernismo, a saber:
http://biblioweb.sindominio.net/escepticos/imposturas.html
"Al parecer, amplios sectores pertenecientes al ámbito de las humanidades y de las ciencias sociales han adoptado una filosofía que llamaremos- a falta de un término mejor- "posmodernismo", una corriente intelectual caracterizada por el rechazo más o menos explícito de la tradición racionalista de la Ilustración, por elaboraciones teóricas desconectadas de cualquier prueba empírica, y por un relativismo cognitivo y cultural que considera que la ciencia no es nada más que una "narración", un "mito" o una construcción social".


1.

Hablar prolijamente de teorías científicas de las que, en el mejor de los casos, sólo se tiene una idea muy vaga. La táctica más común es emplear una terminología científica -o pseudocientífica- sin preocuparse demasiado de su significado.
2.

Incorporar a las ciencias humanas o sociales nociones propias de las ciencias naturales, sin ningún tipo de justificación empírica o conceptual de dicho proceder. (...)
3.

Exhibir una erudición superficial lanzando, sin el menor sonrojo, una avalancha de términos técnicos en un contexto en el que resultan absolutamente incongruentes. El objetivo, sin duda, es impresionar y, sobre todo, intimidar al lector no científico. (...)
4.

Manipular frases sin sentido. Se trata, en algunos autores mencionados, de una verdadera intoxicación verbal, combinada con una soberana indiferencia por el significado de las palabras." (pp. 22-23)

Hay un artículo estupendo del Dr. Juanjo Ibáñez desmintiendo que exista la “filosofía cuántica”.
http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2007/08/12/71613.aspx

Saludos

Anónimo dijo...

Características típicas de los anti-conspiracistas

1. Arrogancia y prepotencia.
Los no-conspiracistas son arrogantes y, en vez de argumentar, se dedican a argumentos ad-hominem y a ridiculizar.

2.-Implacabilidad.
Insisten una y otra vez en la no existencia de la conspiración, no importa cuantas pruebas haya. Además, (por el punto 1.), aunque les escuches noventa y ocho veces, la nonagésimonovena, cuando digas, "no, gracias", te volverán a llamar "chiflado". Por otro lado, son capaces de resumir todo. Todo lo resumen en la frase "chiflado conspiranoico".

3. Poca aptitud para responder preguntas.
Para gente que anuncian insistentemente su adhesión al principio de preguntarlo todo, son tremendamente pobres en sus respuestas a preguntas directas de los escépticos sobre las denuncias que hacen.

4. Adhesión a ciertas frases hechas.
Por ejemplo, "chiflado conspiranoico", etc...

5.- Falta de habilidad para usar o entender la Navaja de Occam. La sacan a relucir continuamente venga o no a cuento.
Apoyándose en el principio 4.), los teóricos no-conspiracionistas nunca se dan cuenta de que las pequeñas contradicciones en las versiones alternativas que desechan son mínimas al lado de los enormes, abismales agujeros en lógica, probabilidad y pruebas de la versión oficial. Además cuando se habla de versiones alternativas, sólo se fijan en la más ridícula.

6.-Incapacidad de diferenciar las pruebas buenas de las malas.
Los teóricos de la no-conspiración no tienen tiempo para revisiones, conocimientos científicos, o respetabilidad de las fuentes. El hecho de que una denuncia haya sido hecha por alguien en alguna parte es suficiente para que ellos la reproduzcan y exijan que las preguntas a las que conduce deben ser respondidas, como si en la investigación intelectual fuera cosa de responder a cada rumor. Mientras hacen eso, por supuesto, piden que se tengan "mentes abiertas" e insultan a los teóricos de la conspiración por no hacerlo.

7.- No son capaces de retractarse.
Raro es el día en que un teórico de la no-conspiración admite que una versión oficial ha sido errónea. Además, son aficionados (véase 3.) a la técnica de evitar las discusiones sobre sus denuncias "empantanando" (amontonando más afirmaciones en lugar de responder a las objeciones escépticas hechas a la anterior).

8.- Saltos en las conclusiones.
Los teóricos de las no-conspiraciones son muy entusiastas declarando a la versiones alternativas totalmente desacreditadas sin tener ni remotamente razones para hacerlo. Por supuesto esto les permite apoyarse en la frase entrecomillada de Conan Doyle de 4.) Pequeñas contradicciones en el relato de un suceso, preguntas sin importancia no respondidas, problemillas en diferencias de gestión frente a sucesos parecidos previos tratados de otra forma son más que suficientes para declarar la versión alternativa desacreditada total y definitivamente. No hay que decir que no es necesario probar que esas contradicciones son relevantes, o que siquiera existen.

9. Niegan rotundamente incluso la posibilidad de la conspiración, sin ni siquiera examinar las pruebas, no importa cuantos precedentes históricos haya.
10. No es nunca una conspiracion y es asi, ¿O no?
El cuerpo no ha sido descubierto antes, la bomba no explotó, la misma gente reproduciendo el mismo viejo argumento, demandando que hay preguntas que necesitan ser contestadas en la misma insoportable longitud. Porque la cosa mas importante sobre esta gente es que carecen enteramente de la capacidad de discriminar, no pueden distinguir una teoria buena de una mala, de una evidencia buena a una mala ni distinguir una buena fuente de otra mala. Por esa razon saltan siempre con la misma respuesta cuando ellos hacen la misma pregunta.

Peculiaridades

Las teorías anti-conspirativas exigen una visión simplista del mundo; todas las personas se dividen en tres grupos:

1.- Divulgadores de la teoría conspirativa. Muy malos y que sólo pretenden hacer negocio vendiendo libros.

2.- Negadores de la conspiración. Un grupo de idealistas bondadosos, de defensores de la libertad que salvan al mundo del gran poder y corrupción que lo dominan.

3.- Chiflados. Personas que, por patología mental, creen en la teoría conspirativa. Esto lleva en ocasiones a ampliar la cantidad de gente con trastorno mental, llegando incluso a afirmar que un porcentaje altísimo de la población está loca.

Las teorías anti-conspiratorias son intrínsecamente sectarias. Evolucionan rápidamente hacia un sistema cerrado de creencias. ¿Por qué no hay pruebas? Porque jamás se reconoce que sean pruebas. ¿Cómo lo sabemos? Porque están locos.

Es decir: las teorías de la no-conspiración son una cuestión de fe. No hay ninguna prueba, de ningún tipo o cantidad, que pueda convencer de su error a un anti-conspiración (un convencido de la no conspiración). Su fe se encuentra instalada al margen de la realidad.

Anónimo dijo...

HAGA SU PROPIA TEORIA DE LA NO-CONSPIRACIÓN

Para refutar las teorías conspiratorias se pueden usar las siguientes medios:

Una forma de refutarlas serían usar argumentos racionales sobre la posible existencia o no de una conspiración determinada. Esto, sin embargo, tiene una serie de inconvenientes: a) eso de razonar es muy cansado. b) además hay que examinar todas las teorías conspiratorias una por una. Además, algunos lameculos escépticos le tienen aversión a usar razonamientos.

Por eso es mejor usar los métodos siguientes:

Use continuamente las palabras "paranoia", "conspiranoia", etc...

Haga burlas y sarcasmos sobre la teoría. Aprenda a decir: "¡Ay que risa! ¡La CIA!". Practique hasta conseguir el tono de voz adecuado.

Venga o no a cuento, mencione la Navaja de Occam y diga que, según ella, la teoría conspiratoria es falsa.

Haga una lista de las teorías conspiratorias más ridículas y compárelas con las teorías conspiratorias que quiera refutar.

Dé por supuesto, aunque sea mentira, que el que cree en una teoría conspirativa también cree en todas las demás teorías conspirativas.

Por supuesto, nunca olvide mencionar la teoría de que Elvis está vivo, aunque no tenga ninguna similitud con la teoría conspiratoria que quiere refutar.

Diga que todos los que creen en la teoría conspiratoria están locos. Dígalo aunque resulte que el 80 % de la población esté loca y los psiquiatras no lo hayan diagnosticado.

Por supuesto, nunca debe mencionar las teorías conspiratorias que han resultado ser ciertas.
Si alguien menciona una conspiración que realmente ocurrió, niegue que fuese una conspiración. Si consigue cambiar el significado de las palabras con suficiente habilidad, tiene mucho ganado.
Recuerde los dos principios siguientes:
Si es una conspiración, no ha ocurrido.
Si ha ocurrido, no es una conspiración.
Si sabe manejar adecuademente estos dos principios, podrá triunfar en las controversias.

Nunca mencione el significado jurídico de la palabra conspiración. Ya se sabe que los legisladores, profesores de Derecho Penal, jueces, fiscales y abogados son todos unos conspiranoicos.

En el peor de los casos, debe usted decir: Donde dije digo, digo Diego. "Pero si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones."

Anónimo dijo...

El incendio de Roma no ha sido un internum laborem (trabajo interno). Conspiranoicus, que sois unos conspiranoicus.
— Nerón hablando sobre el incendio de Roma

Alemania no está konspiranden para invadir Polonia. Eso es una ridiculen teorien konspiratorien que solamente creen unos cuantos chifladen konspiranoiken.
— Adolf Hitler una semana antes de invadir Polonia

El Gobierno de España no tiene ninguna implicación en el asunto del GAL. No hay pruebas ni las habrá. Conspiranoicos, que sois todos unos conspiranoicos. Seguro que también diréis que Elvis está vivo.
— Felipe Gónzalez cuando procesaron al policía José Amedo por su participación en el GAL

¿Qué en Auschwitz pasan cosas raras? Vamos, no seas conspiranoico.
— Un judío hablando con otro judío, cuando ambos están en el tren camino de Auschwitz

¿Qué el Imperio Romano va a invadirnos? Tus conspiranoias son cada vez más absurdas. Sí, vale y Elvis está vivo, no te fastidia.
— Lameculix hablando con otro galo dos años antes de que Julio César invadiese las Galias

¿Qué nos llevan a un sitio llamado matadero donde nos van a matar a todas y usar nuestros cadáveres para fabricar comida? Tía, tus conspiranoias cada vez son más tontas.
— Oveja hablando con otra camino del matadero

La muerte de Giacomo Matteotti no fue un Inside Job. Todas esas bobadas conspiratorias no tienen ningún fundamento. El movimiento por la verdad del 11 de junio (fecha de la muerte de Matteotti) sólo está formado por chiflados conspiranoicos.
— Benito Mussolini en el Parlamento en 1924 hablando sobre el asesinato de Matteotti

¿Que los musulmanes te quieren matar? No seas conspiranoico.
— Hombre hablando con Salman Rushdie, autor de la novela Los versos satánicos

Las Madres de la Plaza de Mayo son todas unas chifladas conspiranoicas. Y supongo que Las Madres de la Plaza de Mayo también creerán que Elvis está vivo.
— Militar argentino hablando sobre los desaparecidos

Señor juez: no sea usted conspiranoico. ¿No se ha enterado de que las conspiraciones no existen?
— Abogado defensor de una persona acusada de conspiración

¡Soy inocente¡ ¡Soy inocente! El juez me ha condenado por conspiración. Y está completamente demostrado que no existen las conspiraciones. El juez es un conspiranoico.
— Uno de los muchos presos condenado por un Tribunal por conspiración.

¡Ay, que risa! ¡Claro, la CIA!
— Escéptico con sus "argumentos". Y si la CIA de verdad nunca ha hecho nada, ¿para qué existe? ¡Qué forma más tonta tiene la Administración de EE UU de gastar el dinero!

¡Ay, que risa! ¡Claro, el KGB!
— Escéptico siguiendo con sus "argumentos".

¡Ay, que risa! ¡Claro, la Gestapo!
— Escéptico alemán con sus "argumentos".

¡Ay, que risa! ¡Claro, la Stasi!
— Escéptico alemán en la postguerra con sus "argumentos".

Los conspiranoicos forman parte de una conspiración destinada a hacernos creer que existen las conspiraciones.
— Escéptico hablando de la conspiranoia

¿Una rebelión de militares? No seas conspiranoico, por favor.
— Un hombre hablando a otro el 16 de Julio de 1936 en España

¿Una rebelión de militares? No seas conspiranoico, por favor.
— Un hombre conversando con otro y citando a un español el 10 de Septiembre de 1973 en Chile

La Navaja de Occam demuestra que la CIA no tuvo nada que ver con el golpe de Estado de Pinochet en Chile.
— Portavoz de la CIA saliendo al paso de unos rumores.

Maestro, no seas conspiranoico, por favor. ¿Qué uno de nosotros te va a traicionar? ¡Ay, que risa! Seguro que uno está pagado por la CIA, el KGB y el Sanedrín. Y a lo mejor Elvis está vivo, no te fastidia.
— Judas durante La Última Cena.

La Navaja de Occam demuestra que el incendio del Reichstag no fue obra del Partido nazi. ¡Konspiranoiken, que sois todos unos konspiranoiken!
— Adolf Hitler hablando sobre el incendio del Reichstag.

Yo nunca he usado argumentos ad hominem contra esos despreciables y chiflados conspiranoicos, que creen todos que Elvis está vivo.
— Escéptico hablando de la conspiranoia.

Bueno, en fin, tal vez hay que reconocer que la CIA ha hecho alguna que otra cosa mala. Pero ya no más. A partir de ahora ya nunca más se va a descubrir nada malo hecho por la CIA. Os lo prometo por la Navaja de Occam.
— Portavoz de la CIA hablando con cuidado para que no se le escape la risa

Donde dije digo, digo Diego.
— Escéptico hablando de sus artículos sobre conspiranoias.

Bueno, ejem, a lo mejor tengo que reconocer que en la Historia han ocurrido conspiraciones. Pero a partir de ahora no va a haber ninguna más, ¿entendido?
— Escéptico hablando en sus artículos sobre conspiranoias.

Jamás una agencia de inteligencia de ningún país ha hecho nada. Todo y siempre son accidentes fortuitos, que eres un conspiranoico, hombre.
— Experto muy listo en política internacional corrigiendo a un conspiranoico.

Las conspiraciones no existen. Los conspiranoicos son unos malvados embusteros. Los conspiranoicos han formado una conspiración para engañarnos, haciéndonos creer que existen las conspiraciones. Pero entonces existe al menos una conspiración: la de los conspiranoicos para hacernos creer que existen las conspiraciones. Y entonces...
— Escéptico haciéndose un trabalenguas.

Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, hubiesen dejado huellas.
— Escéptico refutando una teoría.

Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, lo hubiesen hecho mejor y no hubiesen dejado huellas.
— Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

La Navaja de Occam demuestra que Stalin no pretende matarme. Tus conspiranoias son bastante absurdas. Y seguro que ahora dirás que Elvis vive.
— León Trotsky el 20 de agosto de 1940.

¿Una conspiración para expulsarnos de nuestras tierras? La Navaja de Occam demuestra que eso es una ridícula teoría conspiratoria completamente absurda. Y supongo que ahora me dirás que Elvis vive.
— Palestino hablando con otro en 1946

Los conspiranoicos son unos malvados que creen en teorías absurdas y sin fundamentos. Hay gente tan tonta que cree en OVNIs, telepatía, espiritismo, conspiraciones, astrología, etc...
— Escéptico hablando de lo suyo.

Pero, ¿cuándo he dicho yo que las conspiraciones no existen? Donde dije digo, digo Diego.
— Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

Anónimo dijo...

Durante siglos los jueces han condenado a personas por conspiración.

Pero desde que se inventó la palabra "conspiranoia" se acabaron todas las conspiraciones en el mundo...

¡Fue una suerte dar con tan importante descubrimiento para terminar con tanto sufrimiento!

Bueno, pues vamos a seguir inventando palabras:

-Asesinanoia. ¡Ya no hay asesinats!
-Violanoia ¡Ya no hay violaciones!
-Secuestranoia ¡Ya no hay secuestros!
-Torturanoia ¡Ya no hay tortura!

Anónimo dijo...

Lameculinoico

Lameculinoico (del español lameculos y paranoico). Se dice de la persona que es un borrego sensata y razonable y se da cuenta de que los gobiernos, organizaciones y empresas son buenísimos y nunca cometen fraudes ni conspiran.

Un chiflado lameculinoico sabe que, por alguna extraña razón, los gobiernos y empresas solamente pueden planificar cosas buenas pero nunca pueden o nunca tienen interés en planificar cosas malas o delictivas. Un chiflado lameculinoico, por tanto, sabe que las personas condenadas por conspiración por los Tribunales han sido víctimas de un error judicial. Es la mala pata de que les tocase un juez magufo.

Contenido [ocultar]
1 Historia
2 Características
3 Actividades de los lameculinoicos
4 Argumentos de los lameculinoicos
5 Cualidades de los lameculinoicos
6 Véase también
7 Referencias
8 Enlaces externos


Historia [editar]El asesinato del presidente de EEUU John F. Kennedy provocó una respuesta del público sin precedentes. En vez de creerse como buenos borregos la versión de la Comisión Warren, muchos ciudadanos tuvieron la extraña e insólita idea de que tal vez hubiese algo más en el asesinato. Cría cuervos y te sacaran los ojos. Unos ciudadanos que no se creen a pies juntillas lo que dicen las versiones oficiales son muy malos y muy traviesos.


Estos chiflados lameculinoicos que aparecen en la imagen saben que los gobiernos son requetebuenos y nunca conspiran.En búsqueda de respuestas a tal pregunta, hubo una serie de sociólogos y psicólogos que tomaron interés por las teorías conspirativas, que consisten en que un ciudadano tenga la absurda y ridícula idea de que le están mintiendo. ¡Con lo requetebuenos que son los políticos!

En búsqueda de soluciones, surgieron varios chiflados lameculinoicos. Uno de ellos fue Daniel Pipes. Este chiflado lameculinoico usa frecuentemente el término "teoría conspirativa"[1]. Pues bien, incluso él reconoce que algunos informes los hizo por encargo de la CIA[2].

Es obvio que la CIA es requetebuena y se preocupa por los ciudadanos. Por eso quería combatir las creencias irracionales, tales como las teorías de conspiración sobre Kennedy. Sin embargo, la CIA jamás ha intentado combatir creencias irracionales de verdad, tales como la Astrología. Alguna persona suspicaz y malintencionada (lo contrario de un borrego buen ciudadano) podría decir que si la CIA se preocupó de dichas teorías fue, precisamente, porque dichas teorías no eran en absoluto irracionales.

El informe de la comisión Warren ha sido contradicho por el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos, establecido en 1976, que en su informe final concluye que el presidente John F. Kennedy fue probablemente asesinado como resultado de una conspiración. O sea, que al final incluso una comisión oficial aceptó la probabilidad de una conspiración. O sea, que los chiflados lameculinoicos resultaron ser más oficialistas que lo oficial. Igual que otros son más papistas que el Papa.

Pero si ya existe la palabra "conspiranoia" algo habrá que hacer con ella. Durante siglos los Tribunales han condenado a personas por conspiración. Pero desde que se inventó la palabra "conspiranoia" ¡ya no existen conspiraciones! ¡Qué bien! Fue estupendo dar con tan fabuloso invento para evitar tanto sufrimiento.

Características [editar]Los chiflados lameculinoicos tienen una visión simplista del mundo; todas las personas se dividen en tres grupos:

1. Divulgadores de la teoría conspirativa. Muy requetemalos y que sólo pretenden hacer negocio vendiendo libros.

2. Negadores de la conspiración (o sea ellos). Un grupo de idealistas bondadosos, que salvan a la opinión pública de teorías absurdas.

3. Chiflados. Personas que, por patología mental, creen en la teoría conspirativa. Esto lleva en ocasiones a ampliar la cantidad de gente con trastorno mental, llegando incluso a afirmar que un porcentaje altísimo de la población está loca.

Los chiflados lameculinoicos tienen un sistema cerrado de creencias. La negación de la conspiración es una fe incommovible. Para reconocer la existencia de la conspiración piden que haya, desde el primer momento, pruebas completas y perfectas y que, además, se tenga un conocimiento perfecto y completo de todo lo que ocurrió. Pero para un chiflado lameculinoico nunca habrá pruebas suficientes: si se le ofrecen pruebas, no reconocerá que son pruebas o pedirá más pruebas todavía, indefinidamente. Igualmente pedirá un conocimiento completo de todos los detalles de la conspiración. La negación de la conspiración se vuelve así un enunciado infalsable. En cambio, para aceptar la versión oficial no pedirá pruebas perfectas ni conocimiento completo.

Además, nunca acepta la duda como un estado intermedio entre la afirmación y la negación. Si las pruebas no son suficientes, no le vale con decir: "Pudiera ser. Se debería investigar." No, si no hay pruebas suficientes, para ellos eso equivale a la negación de la conspiración. Y recordemos que para un chiflado lameculinoico las pruebas que haya nunca serán suficientes y él siempre pedirá más.

Los chiflados lameculinocios suelen recurrir a un argumento circular: ¿Cómo sabemos que la teoría conspirativa carece de fundamento? Porque los que la sostienen están locos. ¿Cómo sabemos que los que sostienen la teoría conspirativa están locos? Porque sostienen una teoría absurda.

Las creencias de un chiflado lameculinoico son una cuestión de fe. No hay ninguna prueba, de ningún tipo o cantidad, que pueda convencer de su error a un chiflado lameculinoico. Su fe se encuentra instalada al margen de la realidad y de la razón.

Actividades de los lameculinoicos [editar]Un buen chiflado lameculinoico que se precie se dedica principalmente a las siguientes actividades:

Usar argumentos ad hominem contra los que creen una teorías de conspiración. Dentro de esta argumentación ad hominem están las siguientes.
Repetir continuamente las palabras "paranoico", "chiflado", "lunático", "conspiranoico", etc...
Entrenarse continuamente para decir la frase: "¡Ay que risa! ¡La CIA!", procurando conseguir el tono de voz adecuado.
Hablar continuamente de la Navaja de Occam, aunque no tenga nada que ver.
Asegurar, aunque sea mentira, que el que cree en una teoría conspirativa también cree en todas las demás.
Pedir a los partidarios de una teoría de conspiración pruebas perfectas y completas y un conocimiento exacto y completo de lo que ha ocurrido, cosas que, por supuesto, jamás se exigen a los partidarios de la versión oficial.
Recordar especialmente las teorías conspiratorias con menos fundamento y olvidar todas las demás.

Un buen chiflado lameculinoico debe saber actuar como un camaleón. Si es necesario debe saber decir: "Donde dije digo, digo Diego".Entrenarse en ser un experto en la ambigüedad y el doble sentido. Imitar a los camaleones. En cuanto a las conspiraciones que sí han ocurrido, cuando no hay más remedio, decir: "Donde dije digo, digo Diego. Si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones."
No recordar o recordar lo menos posible las teorías conspiratorias que luego han resultado ser verdad.
Negar rotundamente que, a partir de ahora, pueda descubrirse alguna nueva conspiración, aunque en el pasado se hayan descubierto muchas.
Argumentos de los lameculinoicos [editar]El argumento favorito de los chiflados lameculinoicos es el llamar al oponente "chiflado conspiranoico". Esto, es, evidentemente, un argumento ad hominem. Hay dos clases de lameculinoicos: los que usan este argumento preferentemente y los que lo usan únicamente.

¿Y cómo se llaman los que creen en menos conspiraciones de las que hay realmente? ¿hipoconspiranoico? ¿aconspiranoico? ¿paranoico de la no-conspiración?

Cualidades de los lameculinoicos [editar]Los chiflados lameculinoicos suelen tener estas cualidades:

1. Arrogancia, prepotencia y una mala leche increíble.

En vez de argumentar, se dedican a argumentos ad hominem y a ridiculizar.

2. Implacabilidad.

Insisten continuamente en la no existencia de la conspiración. Todo sus argumentos lo resumen en la expresión "chiflado conspiranoico".

3. Poca aptitud para responder preguntas.

Son muy pobres en sus respuestas a preguntas sobre incoherencias de la versión oficial.

4. Repetición continua de ciertas frases hechas.

Por ejemplo, "chiflado conspiranoico", "¡Claro, la CIA!", etc...

5. Falta de habilidad de entender la Navaja de Occam, que mencionan continuamente sin venir a cuento.

6. Incapacidad absoluta de detectar o reconocer ninguna incoherencia ni imposibilidad en la versión oficial.

7. Memoria selectiva para recordar solamente las teorías conspirativas con menos fundamento.

8. Presumir de pensamiento crítico cuando nunca lo aplican a los políticos. Antes al contrario, tienen una adhesión servil e incondicional a la versión oficial.

9. No son capaces de recordar una teoría conspirativa que luego ha resultado ser verdad. Si se les recuerda, recurren al "donde dije digo, digo Diego".

10. Son muy entusiastas declarando las teorías conspiratorias sin fundamento aunque no tengan razones para hacerlo.

11. Niegan rotundamente incluso la posibilidad de la conspiración, sin ni siquiera examinar las pruebas, no importa cuantos precedentes históricos haya.

12. Extrema sencillez.

Los chiflados lameculinoicos resuelven todas las controversias de forma muy sencilla, recurriendo sólo a dos palabras: "chiflado conspiranoico".

José Donís dijo...

En realidad lo que describe se suele definir como "Paranoia por omisión", que es tan común como la otra e igualmente falaz.

No sé a quién se dirige, a mí desde luego no, puesto que las conspiraciones existen y los gobiernos son profundamente corruptos todos.

Esa no es la cuestión. El tema está en probar razonablemente lo que se dice, y si nos referimos al 11M sigo esperando cualquier prueba de lo que sea, dispuesto a apoyar la investigación. Mientras eso no ocurra (y por lo que dicen AVT, Fiscalía y A11MAT no ha ocurrido) todo son divagaciones sin pruebas o imputaciones falsas y delictivas, como presumiblemente se verá en los juicios que están pendientes.

Anónimo dijo...

Por ejemplo, las Madres de la Plaza de Mayo. Estaban muy lejos de la modestia. Eran suspicaces. Se habían impuesto una tarea: sacar a la luz el complot de los militares para secuestrar, torturar y matar a sus hijos. Sabían que la verdad es que la versión de los militares era mentira. De ese modo, emprendieron su busqueda con la firmeza del iluminado y la tenacidad del ignorante.

¡Ay, las Madres de la Plaza de Mayo! Tan inoportunas, tan pesadas, tan pelmazas. Tan creídas de tener una misión providencial. Tan chifladas. Tan conspiranoicas.

Tan pesadas y tan inoportunas como los del Movimiento de la Verdad del 11-S.

Personas así de pesadas e inoportunas son las que necesita este mundo.

Anónimo dijo...

En relación con el 11-S hay una mega-conspiración en marcha. No se trata de una conspiración del Gobierno. Se trata de la conspiración del Movimiento por la Verdad del 11-S.

Es bien sabido que no existen las conspiraciones. Pero los del Movimiento por la Verdad del 11-S han organizado una conspiración para hacernos creer que hubo una conspiración. Se conspira para hacer creer que otros conspiraron. Pero entonces hay al menos una conspiración. ¡Esto es una paradoja!

Bueno, pues el Movimiento por la Verdad del 11-S son una conspiración destinada a engañar a la opinión pública y que actúa movida por turbios intereses económicos (al contrario que la Administración de EEUU, que es requetebuena y no actúa por intereses económicos) y que recurre al soborno.


Sí, no tengo más remedio que reconocerlo. Yo escribo en Internet a favor de la teoría alternativa sobre el 11-S del "hacer a propósito". No lo hago por convencimiento. Lo hago sólo por dinero.

El Movimiento por la Verdad me ha sobornado. Todos los meses me hace una trasferencia bancaria. A cambio, claro está, de que siga escribiendo en foros de Internet. Igual que yo están otros muchos.

Y luego estaría la pregunta. ¿De dónde saca el Movimiento de la Verdad el dinero para sobornos? ¿Qué obtiene a cambio?

Bien. El Movimiento por la Verdad obtiene grandes beneficios con la venta de camisetas. Se trata de un negocio fabuloso que supone el 30 % del PIB estadounidense. Mueve muchísimo más dinero que el petróleo o que los oleoductos en Afganistán.

También hay otro negocio millonario con la venta de DVDs. No se venden en centros comerciales. Además la mayoría están gratis en Google Videos. Pues aún así, es otro negocio que genera beneficios muy superiores a todas las empresas petrolíferas juntas.

Evidentemente, lo de escribir en Internet es para suscitar interés por el tema y mejorar las ventas de DVDs, libros y camisetas.

Sin embargo, las cosas van mal. Van a hacer expediente de regulación de empleo. Resulta que en el Movimiento por la Verdad participan tantas personas (arquitectos, ingenieros, pilotos, políticos, etc...) (que en sus respectivos trabajos suelen estar bien remunerados) que en el reparto de beneficios cada vez tocan a menos. Se trata de una empresa en quiebra.

Si hay alguien aquí de algún sindicato, me gustaría saber como anda el asunto del Convenio Colectivo de los sobornos del Movimiento por la Verdad. También qué indemnización me corresponde por despido improcedente.

He de decir que a mí lo mismo me da ser sobornado por unos u otros. Al ver lo del expediente de regulación de empleo, ofrecí mis servicios a la CIA para hacer lo mismo de la otra forma (o sea, a favor de la versión oficial). Me dijeron lo siguiente:

1º Las empresas del complejo militar-industrial de EEUU y la CIA tiene poquísimo dinero y no podrían gastarse dinero en sobornos aunque quisieran.

2º Además, dicen que ellos son requetebuenos y jamás recurren al soborno.

3º Además, dicen que ellos no tienen intereses comerciales algunos en Afganistán ni en ningún otro sitio. Que en Afganistán se vayan a construir oleoductos es sólo una pequeña coincidencia.

Mangeclous dijo...

Anónimo:

Para criticar a los escépticos -esto es, a quienes usted llama no-conspiracionistas- hace usted uso continuado del "hombre de paja", esto es, les atribuye usted palabras que no dicen.

Típico de los conspiracionistas, por otra parte.

Saludos.

Anónimo dijo...

¡Qué pesadez con las Madres de la Plaza de Mayo! Son unas iluminadas soberbias que se creen destinadas a una misión providencial. ¡Y qué suspicaces! ¡Siempre dando la lata! ¡Qué pelmas! ¡Y creen que Elvis vive! Son unas chifladas conspiranoicas.
— Jorge Rafael Videla hablando de las Madres de la Plaza de Mayo

Maestro, no seas conspiranoico, por favor. ¿Qué uno de nosotros te va a traicionar? ¡Ay, que risa! Seguro que uno está pagado por la CIA, el KGB y el Sanedrín. Y a lo mejor Elvis está vivo, no te fastidia.
— Judas durante La Última Cena.

La Navaja de Occam demuestra que el incendio del Reichstag no fue obra del Partido nazi. ¡Konspiranoiken, que sois todos unos konspiranoiken!
— Adolf Hitler hablando sobre el incendio del Reichstag.

Yo nunca he usado argumentos ad hominem contra esos despreciables y chiflados conspiranoicos, que creen todos que Elvis está vivo.
— Escéptico hablando de la conspiranoia.

Bueno, en fin, tal vez hay que reconocer que la CIA ha hecho alguna que otra cosa mala. Pero ya no más. A partir de ahora ya nunca más se va a descubrir nada malo hecho por la CIA. Os lo prometo por la Navaja de Occam.
— Portavoz de la CIA hablando con cuidado para que no se le escape la risa

Donde dije digo, digo Diego.
— Escéptico hablando de sus artículos sobre conspiranoias.

Bueno, ejem, a lo mejor tengo que reconocer que en la Historia han ocurrido conspiraciones. Pero a partir de ahora no va a haber ninguna más, ¿entendido?
— Escéptico hablando en sus artículos sobre conspiranoias.

Jamás una agencia de inteligencia de ningún país ha hecho nada. Todo y siempre son accidentes fortuitos, que eres un conspiranoico, hombre.
— Experto muy listo en política internacional corrigiendo a un conspiranoico.

Las conspiraciones no existen. Los conspiranoicos son unos malvados embusteros. Los conspiranoicos han formado una conspiración para engañarnos, haciéndonos creer que existen las conspiraciones. Pero entonces existe al menos una conspiración: la de los conspiranoicos para hacernos creer que existen las conspiraciones. Y entonces...
— Escéptico haciéndose un trabalenguas.

Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, hubiesen dejado huellas.
— Escéptico refutando una teoría.

Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, lo hubiesen hecho mejor y no hubiesen dejado huellas.
— Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

La Navaja de Occam demuestra que Stalin no pretende matarme. Tus conspiranoias son bastante absurdas. Y seguro que ahora dirás que Elvis vive.
— León Trotsky el 20 de agosto de 1940.

¿Una conspiración para expulsarnos de nuestras tierras? La Navaja de Occam demuestra que eso es una ridícula teoría conspiratoria completamente absurda. Y supongo que ahora me dirás que Elvis vive.
— Palestino hablando con otro en 1946

No seas conspiranoico. Las precauciones que tomamos son suficientes.
— Carrero Blanco el 19 de diciembre de 1973

¡Anda! Ahora resulta que la CIA sí conspira. ¡Y yo que había pedido este puesto de trabajo para no dar golpe!
— Empleado de la CIA su primer día de trabajo

Los conspiranoicos son unos malvados que creen en teorías absurdas y sin fundamentos. Hay gente tan tonta que cree en OVNIs, telepatía, espiritismo, conspiraciones, astrología, etc...
— Escéptico hablando de lo suyo.

Pero, ¿cuándo he dicho yo que las conspiraciones no existen? Donde dije digo, digo Diego.
— Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— George Bush hablando de los atentados del 11-S.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Nerón hablando del incendio de Roma.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando del incendio del Reichstag.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando de Auschwitz.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando de... bueno, ¡hay tantas coas!

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Jorge Rafael Videla hablando de los desaparecidos.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Felipe Gónzalez hablando del GAL.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Dirigente de ETA hablando de la desaparición de Pertur.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Stalin hablando de la muerte de Trostky.